ARTISTAS AFROAMERICANOS Y ABSTRACCIÓN EN CUBA

La exposición Artistas Afroamericanos y Abstracción ha llegado de los Estados Unidos en este caluroso verano del 2014 para dar a conocer a creadores que han aceptado el desafío de viajar a la Isla y conocer la cultura cubana.

 

Nanette Carter, Willie Cole, Victor Davson, Melvin Edwards, Bill Hutson, Ben Jones, Senga Nengudy y Howardena Pindell y la fallecida poetisa Jayne Cortez exponen 38 obras en la Sala Transitoria del cuarto piso del Museo de Arte Universal, Palacio de Bellas Artes, en una exhibición  que se destaca por la posibilidad del contacto intercultural entre artistas, músicos e intelectuales estadounidenses que visitan nuestro país, ya que a los nueve artistas mencionados de la muestra colectiva se han sumado muchos más hasta la cifra de 85 en un amplio grupo que desde el primer día de la apertura disfrutó del jazz cubano y norteamericano en el patio del edificio de Arte Cubano.

 

Los curadores de esta exhibición son Nannette Carter, Melvin Edwards y Ben Jones, este último con una extensa amistad con Cuba, ha viajado en numerosas ocasiones a la Isla y fue el principal promotor de esta iniciativa de contacto, favorecida por la dirección del Museo Nacional de Bellas Artes.

 

 

“Discursamos artísticamente a partir de la tendencia de la abstracción, pero incorporamos elementos y significados de lo afrocubano”, expresó Jones a la prensa, y enfatizó que la exposición estaba dedicada a una gran amiga de Cuba ya fallecida, Jayne Cortez, destacada activista política y poetisa, defensora de las raíces africanas socioculturales en Norteamérica, esposa de Melvin Edwards, y presente con monotipias en la exhibición. “Su impacto más indeleble fue en actuaciones públicas capturadas en grabaciones de música…”, especifica el catálogo de la muestra.

 

Los artistas exploran conceptos propios de la abstracción, desde motivaciones que sienten vinculadas a la cultura de la diáspora africana en el norte.

 

Nanette Carter trabaja con mylar, un material propio de los medios electrónicos y de los productos espaciales, sobre el que aplica el collage, a la vez que labora en la estructuración de zonas de color con lápices y marcadores en el espacio.

 

 

Willie Cole se considera un “arqueólogo urbano”, y en la muestra puede verse su uso de zapatos para una escultura donde ensambla formas. Se ha inspirado en la religión yoruba y también ha trabajado la impresión grabada a partir de la presión caliente, en alusión a varios significados, como por ejemplo,  la marca o quemadura en la esclavitud africana.

 

Victor Davson ha realizado diversas series que “son una respuesta a los fuertes recuerdos de su juventud en Guyana” y quiere “representar un sentimiento panafricanista” en obras que ha realizado sobre cubiertas de los antiguos discos de larga duración.

 

Melvin Edwards aplica spray acrílico y grafito sobre papel para llevar al arte abstracto elementos cinéticos y referencias a los cambios diversos en el entorno, como los huracanes, por ejemplo, “Sandy desde Nueva York a Santiago de Cuba”, especifica el creador.

 

 

Bill Hutson resalta entre las más de tres decenas de obras de la muestra colectiva con su “Havana Series (2011)” que considera aún en pleno proceso.  Resulta lograda su experimentación con café, barniz mate y acrílico sobre papel manufacturado con las que ofrece texturas matéricas interceptadas por  figuras geométricas. Hutson, además, resignifica  materiales como el café, bebida distintiva de la costumbre y tradición cubanas.

 

Ben Jones, el coordinador de esta exposición desde los Estados Unidos, resalta en el catálogo la relevancia de lo abstracto que le fascina ya que le “permite simplificar y deconstruir las cosas a sus formas y significados elementales”.

 

Senga Nengudi utiliza medias de nylon y negro caucho para realizar esculturas blandas a modo de partes del cuerpo femenino en referencia a cuánto puede el ser humano tensar sus fuerzas a la manera de materiales elásticos. “El cuerpo solo puede aguantar tanto apretar y apretar hasta entregarse, para nunca recuperar su forma original”, afirma la artista.

 

 

Howardena Pindell, en tanto, ha tenido una vasta trayectoria en el ámbito académico. Es graduada de la Universidad de Yale y de Boston en los 60 y ha investigado los entrecruzamientos artísticos respecto a lo multicultural.

 

“Cuba es un país lleno de energía y cultura”, afirmó Ben Jones antes de inaugurar la muestra.

 

El amplio grupo de afroamericanos participará de un programa de intercambio cultural con intelectuales, músicos y artistas cubanos, en lo que constituye el principal logro de esta exposición colectiva que es tender un puente de hermandad más entre la cultura de ambos pueblos.

 

La interrelación artística tendrá, además, una continuidad, según expresara la  actual directora del Museo de Bellas Artes, Ana Cristina Perera, ya que el próximo año se exhibirá en Cuba una exposición del Museo del Bronx  y en el 2016 viajará una  muestra cubana a esel centro de arte estadounidense.